la pagina de enrique luis : Relato de viaje a Islas Galapagos
LA PAGINA DE ENRIQUE LUIS : RELATO DE VIAJE A ISLAS GALAPAGOS 
AFICIONES Y VIAJES CARTELES CURIOSOS PLATOS VIAJEROS COMENTA
AQUI

febrero 2016


piqueros

Una vez finalizado nuestro recorrido por el Ecuador continental continuamos nuestra ruta para marchar a las Islas Galápagos, archipiélago que se encuentra a 1.000 kilómetros frente a la costa de Ecuador y está compuesto por 13 islas grandes, seis más pequeñas y más de 40 islotes.

A primera hora de la mañana nos trasladan desde nuestro alojamiento frente al aeropuerto hasta el mismo. Nos habían dicho que para los trámites había que estar un par de horas antes, pero nosotros en 15 minutos los habíamos finalizado. Los citados tramites consisten en bloquear con una brida las maletas, si es que vas a facturar (no era nuestro caso) , pagar por cabeza 20 $ en efectivo al Consejo de Gobierno de Galápagos y entonces ir al mostrador correspondiente (TAME en nuestro caso) a sacar la tarjeta de embarque.

En algo más de hora y media aterrizamos en la isla de Baltra, también conocida como Seymour, en un aeropuerto que fue base aérea de los EEUU . Baltra es una Isla plana y seca, rodeada de arrecifes con muy poca vegetación como Cactus Opuntia y otros árboles pequeños. A la llegada toca pagar la elevada tasa de entrada al parque natural de las Galápagos, 100U$D . Acto seguido se paga el billete del bus (5$) para ir en unos 10 minutos hasta el embarcadero en donde se embarca en una gabarra (1$) para cruzar el canal de Itabaca y acceder a la isla de Santa Cruz.
Nosotros teníamos que tomar un barco en Puerto Ayora que se encuentra a 45 Km , así que decidimos tomar un taxi (18 $) en lugar del bus (2$ p/p) ya que creemos que vamos con el tiempo muy justo. Después nos damos cuenta de que es una hora menos que en el continente y que los móviles no la cambian automáticamente.

Cuando llegamos a Puerto Ayora , en el acceso al puerto nos informan que los billetes de los barcos hay que sacarlos en alguna de las agencias de viajes cercanas . En las 2 primeras a las que vamos ya no les quedan. Ya en la tercera encontramos y sacamos nuestros “pasajes” por 30 $ cada uno.
La información que llevábamos decía que los barcos a Isabela solo salían a las 14 h. De hecho descartamos incluir la isla de San Cristóbal por las malas combinaciones. Sin embargo vemos que son 2 las salidas diarias a las islas principales, con lo cual podríamos haberla incluido.

Para embarcar se muestran las maletas en el control del puerto para ser “embridadas” y se accede en un barco-taxi (80 centavos) a la lancha correspondiente. Esta son unas barcas en las que caben bastante apretujadas unas 25 personas y que en 2 horas de navegación (antes eran 7h) a base de pantocazos nos trasladan a la isla Isabela, situada a unos 80 Kms de distancia.. Isabela es la isla más grande de las Galápagos y la segunda más joven (por detrás de la Isla Fernandina). Está muy poco habitada ya que tiene una población de algo mas de 2000 personas

Para desembarcar nuevamente hay que tomar un barco-taxi (1$). Esto es totalmente obviable ya que las lanchas pueden atracar perfectamente en los muelles pero claro de algo hay que vivir…
Nada más desembarcar toca seguir pagando: 5$ de tasas de puerto y 1 $ por persona de taxi.


iguanas

La población más importante de la isla es Puerto Villamil, un pequeño pueblecito donde las calles de arena de playa están sin asfaltar y en donde tenemos el alojamiento en el Hostal Loja para 3 días por 20$ por persona + 5$ los días que queramos desayuno.
Agradable, ya que tiene aire acondicionado y un tranquilo patio interior. Pero también tiene unos gallos vecinos que incordian bastante.

Como queda poco para la puesta de sol decidimos dar un paseo por la amplia playa y ver a las iguanas marinas nadando en el mar, trepando a las rocas y caminando por la arena. Aprovechamos para mirar en alguna agencia los precios de las excursiones. Finalmente compramos por 100$ en una de ellas un par de excursiones y el barco de regreso a Santa Cruz.

Nos retiramos a descansar un buen rato y saliendo más tarde a cenar en uno de los restaurantes de la plaza del pueblo, donde vemos que los precios son como tres veces más elevados que en el Ecuador continental. Recargamos agua del dispensador de agua del hotel (todos los alojamientos disponen de uno para que los huéspedes se vayan sirviendo) y la metemos en la nevera.

A las 6 y media bajamos a desayunar al patio y a alquilar unas bicis para hacer una ruta hacia el Muro de las Lágrimas, un muro de piedra de 100 metros de largo por 10 de alto construido por los reclusos de una antigua colonia penal que estuvo funcionando en la isla hasta 1959. Para llegar a él se hace un recorrido entre la gran playa y “los Humedales”, un complejo de senderos con varios miradores, las pozas Escondida y Redonda, el Túnel del Estero, la playa del amor y la playita….

Hay varias zonas en las que encontramos nuestras primeras tortugas en las islas. También es una zona que sobrevuelan muchas fragatas. Antes de llegar al Muro se encuentra el Cerro Orchilla, un mirador desde se observa la bahía y los Volcanes Sierra Negra y Cerro Azul. Tras casi tres horas de ruta paramos un rato en la playa para un refrescante baño antes de ir a devolver las bicis, reponer agua y marchar a Concha Perla, un cerramiento natural de rocas, a pocos metros del Muelle “El Embarcadero”.
Tardamos unos 15 minutos andando y accedemos por una pasarela de madera, atravesando un bosque de mangle, hasta llegar a una poza intermareal. Sobre la pasarela descansan unos lobos marinos que suelen interactuar con los visitantes. Hacemos un rato de snorkel en las aguas turquesas antes de regresar al pueblo para almorzar un menú del día (5 $) , a base de sopa y pescado al lado de la agencia desde nos llevaran a nuestra primera excursión: el islote Las Tintoreras (30$).

Embarcamos en el puerto en un bote con el que damos un paseo por la bahía, viendo diversos animales (pingüinos, leones, aves….). Antes de desembarcar en el islote de Las Tintoreras estamos un rato observando a una amplia colonia de piqueros de patas azules.
En el islote observamos una cantidad increíble de iguanas marinas, a pesar de que parte de los senderos están cerrados por ser época de anidamiento. También vemos muchas iguanas jovencitas.


lobo

En una grieta marina de aguas cristalinas de poca profundidad del islote vemos al animal que da nombre a la isla: Las Tintoreras, un pequeño tiburón de arrecife, conocido también como Tiburón coralino de punta blanca, que se distingue por presentar la sección superior de las aletas dorsal y caudal de color blanco.

Después de la visita hacemos un buen rato de snorkel en el que vemos diversos tipos de mantas-raya, peces de colores, lobos marinos, tortugas marinas, pingüinos. Un verdadero lujo ir nadando junto a las grandes tortugas marinas.

Satisfechos (y algo achicharrados a pesar del bloqueante solar) volvemos a nuestro alojamiento para descansar y tomar una cerveza fresquita (4$ en el super) hasta la hora de la cena, que hacemos al lado de la iglesia, nuevamente con una sabrosa sopa de pescado y pulpo jalapeño.

A las 7h. nos tomamos un té en el patio del hostal antes de que nos recojan para hacer la excursión al volcán Sierra Negra (40$) que incluye el guía , el transporte de ida y vuelta y un snack. A no ser que nunca hayas visto un campo de lava o zonas volcánicas y/o te guste muchísimo caminar puedes pasar perfectamente de hacer esta visita ya que la excursión dura unas 5 horas y se recorren 16 Kms donde es imprescindible un gorro, bloqueante y agua, ya que sobre todo en la parte final del recorrido no hay nada de vegetación y el sol aprieta muy fuerte.

El volcán sierra Negra a 1100 mts de altura tuvo su última erupción en octubre del 2005 y es considerado la segundo cráter volcánico más grande del mundo. El cráter es un inmenso valle de lava con aproximadamente 10 km (6 mi) de diámetro.

La excursión (antes de iniciar las 2 horas de regreso) acaba en el Volcán Chico , una fisura con algunos conos, compuestos de escoria y lava. Esta fisura tuvo su última erupción en noviembre de 1979.

Cerca de las 13h y algo bastante cansados nos dejan de regreso en el pueblo. Almorzamos y echamos parte de la tarde descansando antes de ir a la Laguna Villamil, en pleno pueblo. En la laguna hay varias especies de aves, destacando los flamencos. También vemos los cangrejos violinistas.

Seguimos a la playa para un rato de baño y de fotos con las iguanas marinas antes de que oscurezca.
Cenamos y nos retiramos pronto ya que antes de las 5h nos tenemos que levantar, ya que nuestro barco sale a las 6 h.


volcan

Amanece cuando estamos saliendo de puerto. A la media hora de travesía, a la altura de los islotes de los 4 Hermanos uno de los motores del barco se rompe y tenemos que esperar durante mas de una hora a que llegue otra barca para transbordarla en mitad del mar y seguir la navegación hacia Puerto Ayora.

Cuando llegamos nos dirigimos al hotel que teníamos reservado para 3 noches, el “Vista al mar”. Vistas no tiene, lo que tiene es una habitación que es un horno y con un ventilador sin apenas fuerza para tanta temperatura. Quedamos en pasar allí solo la primera noche y salgo a buscar algo más decente. Reservo por prácticamente el mismo precio (50$/día) una habitación con aire acondicionado y piscina en “Galapagos Apt & suites”.

Vamos andando unos 20 minutos hasta la Estación científica Charles Darwin, cuya entrada es gratis y que se encontraba en plenas obras de remodelación. Hay unos recintos para tortugas adultas e iguanas terrestres y una zona con incubadoras de huevos. Supuestamente aquí se pueden ver muchas de las 11 subespecies que hay en las islas pero muchas zonas tienen los accesos cerrados por las obras. Aquí también se podía ver al Solitario Jorge (el único ejemplar que quedaba vivo de la subespecie de la isla Pinta).

Al regreso paramos en el muelle de los pescadores donde pelicanos y lobos marinos rodean un puesto de venta de pescado. Seguimos hasta el malecón para almorzar por 5$ en el “Descanso del Guía”, al lado de la iglesia, famoso por sus desayunos a base de “bolones”.
Nos vamos al hotel para evitar por un rato el inclemente sol, saliendo sobre las 4 de la tarde a tomar un taxi acuático (80cent) para ir a la playa de los Alemanes. Desde allí hacemos el sendero hasta “Las Grietas” (barranco de 14 metros de profundidad y murallas de 12 metros de altura, producto de una erupción volcánica). Cuando llegamos acaban de cerrar el acceso a la zona acuática, así que paseamos por los miradores y emprendemos el regreso a la playa para hacer un rato de natación, ya que aquí el agua es más caliente que la de la Isla Isabela.

Regresamos para una ducha antes de salir a la calle Charles Binford, una calle a base de puestos de comidas, donde cenaremos las 3 noches. Nuestra primera cena la hacemos en un “chifa” a base de una parrillada bien grande para 2 “mar y tierra” (30$).

Al día siguiente pagamos el hotel (40$) y nos trasladamos a nuestro nuevo alojamiento, desayunando en las cercanías a base de tés y cedrón (hierbaluisa) y sanduches (4$).

Esta mañana hemos decidido ir caminando hasta Tortuga Bay. La caminata por un sendero de ladrillo dura unos 45 minutos (se puede ir en lancha por 10$ por persona). La playa tiene 3 partes: La Playa Brava (inmensa y preciosa, apta solo para surferos), una especie de piscina natural donde quedan atrapados animales marinos cuando baja la marea. Nosotros solo encontramos un montón de peces aunque suelen quedar desde crías de tiburón a tortugas marinas) y la Playa Mansa.
Nosotros, aprovechando que la marea baja ha sido a las 9,15h. pasamos la mayor parte del tiempo en la “piscina” haciendo snorkel (nos hemos traído un par de gafas y tubos desde casa).


manta raya

Volvemos al pueblo para almorzar en la calle de las comidas e ir a la tarde nuevamente a las Grietas. Esta vez sí puedo nadar en sus frescas y trasparentes aguas fruto de la mezcla del agua dulce que llega a la grieta por medio de filtración y el agua salada que entra desde el mar.

Un rato más de playa en “los alemanes” antes de regresar al hotel y dar un paseo hasta el mercadito de artesanía, unos 12 puestos de ventas de recuerdos. (A nuestro gusto bastantes feos).

La cena la hacemos en la misma chifa del día anterior: camotillo a la brasa, un pez típico de las islas, (23$ incluyendo 2 cervezonas)

Una vez desayunados paramos un taxi y acordamos hacer el tour de los Gemelos y el rancho el Chato por 30$ en lugar de los 35$ habituales (el precio es igual vayan 1 o 6 personas en el taxi) y la recogida al siguiente día para ir al aeropuerto.

Vamos primero a “Los Gemelos”, que se encuentran a medio camino entre Puerto Ayora y Baltra . Los Gemelos son dos grandes depresiones geologicas a cada lado de la carretera, rodeados por un bosque de escalesias. Los recorremos antes de volver al coche para ir al Rancho el chato 2. El conductor nos pregunta a cual de los 2 ranchos que estan juntos queremos ir y finalmente elegimos el Rancho Primicias ya que su tunel de lava es mas largo.

La entrada al rancho se paga aparte (3$). El rancho es toda una zona en la que la tortugas gigantes de Galapagos entran y salen libremente desde el parque Nacional. Hacemos un recorrido viendo unas cuantas de ellas hasta que nos trasladamos a uno de los muchos Tuneles de lava que hay en la isla, aunque este está habilitado para ser visitado. Tiene unos 700 mts de largo, con luz para poder recorrerlo. En la zona final hay que pasar a ras de suelo, suficiente para llevarse la ropa con algo de barro.

La excursion nos ha llevado algo mas de 2 horas y media, asi que antes de irnos a almorzar nos vamos a dar un paseo por la cercana (a un par de calles) laguna de las ninfas, donde en sus trasparentes aguas vemos nadar una gran manta raya moteada.
La tarde la pasamos de relax con algun baño ocasional en la pequeña piscina del hotel. Para la cena de despedida tomanos un pez brujo, un sabrosísimo pescado tipico de la isla.

Desayunamos y a las 7 y cuarto nos recoge el taxi (el bus sale a las 7 y tarda algo mas) para, en 45 minutos llegar al canal de Itabaca, tomar la gabarra, el bus de TAME y esperar la salida de nuestro vuelo a Guayaquil.

A la llegada a Guayaquil salimos del aeropuerto, cruzamos la autovia y almorzamos en “Típicas Colombianas” en la vecina colonia Simon Bolivar. Volvemos al aeropuerto y esperamos, rodeados de montones de ecuatorianos que van a despedir a sus emigrantes, durante casi 6 horas el vuelo de Iberia para regresar a España.


tortuga

Puedes amplíar tu información en los siguientes enlaces :

* Consejos *

* sitios de visita *


ruta