la pagina de enrique luis : Relato de viaje a Alsacia
LA PAGINA DE ENRIQUE LUIS : RELATO DE VIAJE A ECUADOR 
AFICIONES Y VIAJES CARTELES CURIOSOS PLATOS VIAJEROS COMENTA
AQUI

febrero 2016


Quito

Salimos bien temprano desde el aeropuerto de Málaga para conexionar en Barajas. Nos embarcan en hora en uno de los A340 de Iberia que se encuentran bastante obsoletos y que podrían reformar o bien retirar de servicio (asientos en mal estado, luces que no funcionan adecuadamente, asientos sin pantallas individuales como hoy día tiene cualquier compañía medio decente) y nos disponemos a despegar hacia destino.
El comandante detecta que no funciona una válvula y decide que se repare sin bajar el pasaje. Después de hora y media deciden que ya está reparada y volvemos a cabecera de pista. Sigue sin funcionar, así que esta vez nos bajan del avión sin explicaciones de dónde dirigirnos y sin facilitarnos comida y bebida como marca la Ley, en la línea de mal trato al pasajero de esta compañía que en tiempos fuera puntera y que ahora mantiene unos niveles ínfimos de calidad.

Nosotros tenemos reservado en Quito un hotel cuya recepción solo funciona hasta las 23 h. La hora prevista de llegada era las 6 de la tarde, pero nos tememos que llegaremos pasada la medianoche, lo que finalmente ocurrió. Hablamos con booking.com, que nos soluciona el problema reservándonos otro alojamiento cercano al que teníamos previsto, con recepción abierta y con servicio de recogida en el aeropuerto por 25$.

Finalmente despegamos y nos sirven el almuerzo a las 8 de la noche. Tras un vuelo sin más incidencias llegamos al aeropuerto Mariscal Sucre, situado a 40 Kms de la capital.
Hacemos los trámites de entrada, sacamos algo de dinero en un cajero (nuestra tarjeta no cobra comisión) del mismo aeropuerto a 1,11$ por euro (en las casas de cambio cambiaban a 1,02$, ahorrándonos así 9 cts por euro cambiado), nos recogen en el coche enviado por el hotel Margaritas 2 (23$), al que llegamos después de la 1 de la mañana.

Recién acostados nos sorprende un griterío en la calle de una chica que clama: “Mi hija, mi hija, policía, policía…”. En breve llega la policía, mientras nosotros nos preguntamos donde nos hemos metido, que se introduce en la casa frente al hotel.

Al final nunca supimos si la niña había desaparecido, si se había puesto enferma o que había ocurrido….


Quito

Apenas amanecido decidimos marchar al hotel que tenemos reservado, casa Carpedm (30$), en la plaza de San Blas, en un edificio recién restaurado en pleno centro histórico y dejar las maletas. A pesar de lo temprano de la hora nos asignan una habitación.

Observamos desde la plaza “El Panecillo”, un monumento gigante de una Virgen alada compuesta por 7 mil piezas de aluminio, que desde una loma preside la ciudad.

Vamos a desayunar antes de empezar a recorrer la ciudad. Decidimos ir primero hasta la “Mitad del Mundo” a 14 kilómetros de Quito en San Antonio de Pichincha, lugar por donde pasa la línea ecuatorial que divide al planeta en Norte y Sur.
Para llegar tomamos primero el Metrobus que llega a la estación final de “La Ofelia”. Desde allí seguimos en otro bus que pasa por "La Mitad del Mundo" y para frente a la entrada. Tardamos algo más de una hora en llegar a una de las atracciones más turísticas y visitadas del país. Puedes sacar una entrada full para visitar todo lo que hay en el complejo (museo, mirador, planetario) o una solo para el acceso (3$).

Nos tomamos las correspondientes fotos con un pie en cada hemisferio. También nos dicen que se puede equilibrar un huevo sobre un clavo y comprobar que aquí se pesa un kilo menos que en cualquier otra parte del mundo. Como no llevamos ni clavos, ni huevo, ni báscula no pudimos hacer la comprobación……

Después de un paseo y entrar en una tienda de artesanía para comprar unos dedales de tagua (semilla de una palmera amazonica), una estatuilla de la cultura Valdivia y Chorrera, una cultura precolombina de la región de Manabí y un rato de charla con la dueña, salimos a tomar el bus de regreso. El primero que pasa hace una ruta distinta por la parte superior de Quito. Es hora punta y después de más de una hora de bus decidimos bajar en la puerta del hospital Carlos Andrade e ir andando hasta el centro histórico. Tras una cuesta temible, llegamos a la Basílica del Voto Nacional, considerada como el templo neogótico más grande de América, con sus gárgolas que representan animales endémicos de Galápagos.

Bajamos a la Calle Venezuela, con multitud de casas coloniales, donde hacemos una parada descansar y tomarnos una refrescante cerveza. Llegamos a la Plaza de la Independencia y damos un primer paseo por la plaza, rodeada de edificios como el Palacio Presidencial, el Palacio Municipal, el Palacio Arzobispal y la catedral, antes de ir a almorzar frente al monasterio del Carmen Bajo.

Damos un nuevo paseo por la plaza y la iglesia de la Compañía de Jesús, antes de marchar al hotel, pasando por la plaza del Teatro, para una ducha y una reparadora siesta.


Riobamba

Salimos para seguir recorriendo la ciudad. Pasamos en primer lugar por la Iglesia y convento de S Agustín hecho con piedras del volcán Pichincha y la barroca iglesia del Sagrario, con su retablo del altar mayor bañado en oro. Marchamos a la Plaza de San Francisco, entrando en la bella iglesia con sus campanarios gemelos y en el convento. Seguimos a la Iglesia de la Merced, de estilo barroco, donde están celebrando misa. Desde allí nos trasladamos a la típica calle "La Ronda" y a la plaza e iglesia de Santo Domingo, antes de culminar el paseo en “Pacari”, al lado la catedral donde en su tetería del primer piso nos tomamos unos tés y una deliciosa tarta con nueces y licor.

Antes de que oscurezca y regresar al hotel sacamos algo más de dinero en un cajero del vecino banco Pichincha. Pagamos la habitación y el propietario nos concreta un taxi para ir a la terminal terrestre de Quitumbe. La cena la hacemos al lado de la misma plaza.

A las 6 y media de la mañana estamos esperando el taxi cuando aparece el dueño y nos sorprende insistiéndonos en que el taxi lo pagará él, ya que considera que no nos prestó suficiente atención a nuestra llegada, ya que ni nos dio plano ni explicaciones de lugares a visitar.

Tardamos casi 40 minutos en hacer los 20 kms que hay por autovía hasta la terminal ya que hay un buen atasco. Sacamos los billetes (11$) para un bus que sale en quince minutos, compramos yogur y galletas para desayunar y embarcamos. El bus va parando cada vez que alguien lo solicita. A pesar de ello tarda 3 horas y cuarto en llegar a Riobamba, de las 4 horas que preveíamos. Uno de los pasajeros que subió y bajó en el camino aprovechó que mi polar iba en el portaequipajes para robarlo. Menos mal que las mochilas las llevábamos entre los pies que si no nos arruinan el viaje.

En esta ruta se pueden ver los volcanes Cotopaxi y Chimborazo, volcanes activos de unos 6000 mts de altura, pero las nubes nos impidieron disfrutar de su majestuosidad.

Cuando llegamos a Riobamba tomamos un taxi hasta la Casa 1881 (49$), una casa perfectamente restaurada convertida en hotel con 5 habitaciones. Dejamos nuestras maletas (no hemos facturado, todo el viaje lo haremos con equipaje de mano) y marchamos a pasear por esta ciudad de 150.000 habitantes situada a los pies del Chimborazo. Vamos al parque Sucre, donde se encuentra Colegio Maldonado. En la plaza Roja entramos en el adoratorio del señor de la Justicia, antes de llegar la iglesia de S. Alfonso y despues a la Catedral con su fachada de piedra en el parque Riobamba y en Frente al mercado. Llegamos a la Basílica y al edificio de correos y nos vamnos a comer unos ricos camarones panados frente al mercado de la Merced.

Tras una reparadora siesta salimos a daros un paseo vespertino en el que llegamos hasta el mercado de Santa Rosa, donde venden diversas variedades de patatas, la estación de tren y la plaza de toros. Regresamos hacia la plaza Sucre y al hotel. La cena la hacemos en una hamburguesería repleta de estudiantes.


Alausi

Inicialmente habíamos visto de hacer la ruta del día (ir a Alausí, esperarnos, parar en las ruinas de Ingapirca y seguir a Cuenca) en un vehículo privado que nos habían buscado en el hotel por 120$, pero como no habíamos acabado de concretarlo, finalmente no fue posible. Así que tras un sabrosísimo desayuno, que Jorge apenas pudo probar ya que con los problemas provocados por la altura (llevamos un par de días en torno a los 3000 mts.) no le apetecía comer nada, tomamos un taxi a la estación de buses para desde allí llegar a Alausí (2$) a 85 kms en un par de horas.
Aquí tenemos comprados los billetes (30$) para el tren “Nariz del Diablo”, una obra de ingeniería de 1900 con una forma peculiar en zigzag. Compramos unos sanduches (deliciosos) en una cafetería frente a la estación y embarcamos en el tren para hacer una ruta de ida y vuelta, que incluye una parada para ver “la nariz” y otra para actuaciones folklóricas en el mirador condor Puñuna.

A la vuelta a Alausí decidimos tomar un taxi para que nos suba a la carretera Panamericana, ya que por allí pasan mas autobuses que por el pueblo. A los 15 minutos ya hemos parado uno que, en casi 4 horas, nos deja en Cuenca, una bella ciudad de estilo colonial, la tercera más grande de Ecuador y declarada, como Quito, Patrimonio de la Humanidad.

Vamos al hotel Fórum (52$), en pleno centro histórico y también en una casa colonial. A la llegada nos invitan a un “canelazo“, una bebida caliente hecha con alcohol de caña. Aunque está oscureciendo damos un primer paseo pasando por la iglesia de San Alfonso, la plaza de S. Blas, donde esta la iglesia de ese nombre y la sede de la provincia y el mercado. Hacemos la cena (con pisco incluido) en una especie de tasca regentada por una española antes de retirarnos a descansar tras el ajetreado día.

Tenemos el desayuno incluido, lo hacemos y marchamos al cercano aeropuerto a ver si cambiamos nuestro vuelo de las 8 de la tarde a otro que hay a las 2. Lo conseguimos por un sobreprecio de 38$.

A la vuelta dejamos las maletas en recepción y vamos a hacer un recorrido por esta ciudad de gran riqueza arquitectónica. Entramos en varias iglesias de las más de 50 iglesias de la época colonial española que hay en Cuenca, como la de Santo Domingo, la catedral nueva de la Inmaculada Concepcion, la de San Francisco.... . Pero lo que más nos gusta son los bien conservados edificios con sus grandes voladizos. Pasamos también por varias agradables plazas. En una de ellas, al lado del monasterio del Carmen de la Asunción, se encuentra la plazoleta de las flores considerado el nº 1 de los mercados de flores al aire libre del mundo, según la revista National Geographic. Almorzamos en el mismo sitio de la cena y acto seguido nos vamos al aeropuerto en un taxi que paga el hotel.


Cuenca

Llegamos al aeropuerto de Guayaquil, una ciudad que todo el mundo señala como muy peligrosa. Nosotros tenemos un alojamiento frente al aeropuerto, buscamos una cabina para llamar para que nos recojan y sorprendentemente no hay. Hay un call center desde donde hacemos la llamada y nos cobran el doble de lo que deberían (30 ct/minuto). A los 10 minutos nos recogen y llegamos al “DC suites”, un alojamiento bastante básico (32$).

Decidimos tomar un taxi amarillo (4$)- con los otros corres el riesgo de que te atraquen- para ir al centro a visitar los dos únicos sitios que se pueden hacer con seguridad, el barrio de las Peñas, un colorido barrio que fue la primera zona residencial de la ciudad antigua y el vecino Malecón 2000, un extenso malecón con varios monumentos, museos, jardines naturales, fuentes de agua, centros comerciales, restaurantes, miradores…. a orillas del inmenso río Guayas.

El barrio de las Peñas era una zona totalmente insegura, actualmente recuperada para el turismo, ya que está blindado por la policía que incluso te sigue si te alejas de las rutas habituales. Subimos sus 440 escalones hasta llegar al faro desde donde se tiene una bonita perspectiva de la ciudad.

Bajamos hasta el Malecón para recorrerlo hasta la zona de restauración, donde nos sentamos en una terraza a pie de río para tomar unas cervezas.
Antes de que oscurezca tomamos un taxi para regresar al hotel. La cena la hacemos en un colombiano cercano, que nos han recomendado los chicos del alojamiento. Sabroso y barato.

Nos retiramos ya que al día siguiente empezaremos la parte de nuestro viaje que nos llevará a las Islas Galápagos.

El costo de este viaje, incluyendo el tramo de Galápagos (el más caro de los dos), nos ha salido a 2200€ por cabeza, incluyendo todos los gastos.(una ruta similar en organizado pero con solo 3 noches en Galapagos salía 1000€ mas por cabeza )


Guayaquil

Puedes amplíar tu información en los siguientes enlaces :

* Los 10 mejores sitios *

* que visitar en Quito *

* Viajando por... *


mapa